Catéter peritoneal

En qué consiste

La diálisis peritoneal consiste en la utilización del peritoneo (membrana que reviste  el intestino)  como si fuera el dializador de la hemodiálisis. A través de un catéter se infunde el líquido de diálisis en el abdomen, donde permanece las  horas necesarias para hacer el intercambio con las sustancias tóxicas de la sangre, para posteriormente, drenarse ese líquido al exterior.

En qué casos está indicada

En casos de insuficiencia renal agua, crónica o en aquellos pacientes que por su insuficiencia renal no requieren todavía iniciar  diálisis pero, si presentan insuficiencia cardiaca, la diálisis peritoneal puede ayudarles a eliminar líquido, lo cual es beneficioso para su corazón

Cómo se realiza

Se implanta el catéter en Hospital de dia de Nefrología con anestesia local, y lo realizamos los nefrólogos, en algunas circunstancias que se puedan preveer complicaciones (alteraciones en la coagulación, cirugías abdominales previas...) el catéter lo colocaran los cirujanos en quirófano.

Cuáles son los resultados

Tras la implantación, se mantiene al paciente en observación de 12 a 24 horas, para asegurarnos que no hay sangrado ni molestias en el abdomen; realizamos una radiografía donde se comprueba la  localización del catéter dentro de la cavidad abdominal.

Cuáles son los cuidados postoperatorios

Es  muy importante inmovilizar el catéter para evitar microtraumatismos que dificulten la cicatrización, tampoco hay que levantar los apósitos de la herida hasta pasados 7 días  de la implantación. Se recomienda reposo relativo,  y laxante diario  para evitar disfunción y migración del catéter.

Qué complicaciones pueden presentarse

  • Desplazamiento del catéter de su localización inicial y malfuncionamiento
  • Fuga de líquido de la cavidad abdominal al exterior u otros compartimentos. Para evitarlo es importante, si se puede, no iniciar la técnica inmediatamente y esperar unas tres semanas tras la colocación del catéter.

Preguntas frecuentes:

¿Cuándo puedo ducharme?

Cuando acabe el entrenamiento y haya aprendido a hacer la cura del orificio de salida del catéter, hasta entonces la ducha debe ser a “trozos”, evitando la zona del catéter.

¿Cómo se hacen los balances? Se calcula la diferencia entre el volumen de  líquido infundido (suelen ser 2 litros) y volumen de líquido drenado (entre 2 y 3 litros). Igualmente la enfermera que entrena al paciente no le da el alta hasta que se asegura que no tiene ninguna duda.

 

Noticias

Eventos

A lo largo de 2019 seguiran las sesiones para pacientes y sus familiares centradas en la Enfermedad REnal dentro de la VII edición de los Encuentros para pacientes renfrológicos.