Cálculos Urinarios (Litiasis)

En qué consiste
La litiasis urinaria consiste en la formación de cálculos (o piedras) dentro de las vías que conducen la orina, desde el riñón hasta la uretra, pasando por el uréter y la vejiga. La palabra cálculo se emplea en medicina para denominar a las piedras. Existen seis subtipos distintos de piedras, siendo las más frecuentes las de oxalato cálcico (más del 80 %), seguidos de las de ácido úrico y fosfato. El tamaño puede ser muy variable desde milímetros (arenillas) a piedras de más de hasta 10 centímetros en el riñón. El síntoma más importante que producen los cálculos es el cólico nefrítico, que ocurre cuando un cálculo desciende por el uréter y obstruye el riñón.


Cuáles son sus causas
La sobresaturación de sales o solutos en la orina, en especial cuando ésta es escasa acostumbra a ser el mecanismo necesario para la formación de la mayoría de cálculos urinarios. La baja ingesta de líquido es la causa de esta diuresis insuficiente. También intervienen factores metabólicos y dietéticos. Aunque en la mayoría de casos no es posible saber la causa exacta de la formación de cálculos, cada subtipo tiene sus propios factores predisponentes, como los disfunciones del metabolismo del calcio y el oxalato en la litiasis de oxalato de calcio, abusos en la dieta a base de carnes en la litiasis de ácido úrico, o la infección de orina en la litiasis de fosfato amónico-magnésico (estruvita). Algunos cálculos obedecen a causas genéticas (cistina) o medicamentosas.

Cómo se diagnostica
Las pruebas para demostrar la existencia de un cálculo urinario son la radiografía simple de abdomen y la ecografía reno-vesical. A veces es preciso completar el estudio con pruebas como el TAC abdominal o la urografía intravenosa, que permiten una mejor visualización de la anatomía y del tamaño y localización exacta de los cálculos dentro de las vías urinarias. Para el estudio y control metabólico de la enfermedad litiásica es preciso realizar un análisis de sangre y una prueba de orina de 24horas. La composición del cálculo se determina con la observación al microscopio y la espectrometría.

Qué pronóstico tiene
Se considera que hasta en un 60 % de los casos los pacientes con litiasis tendrán un único episodio de cólico nefrítico que no se repetirá nunca más y no dejará secuelas. Los pacientes con litiasis urinaria crónica son una minoría pero requieren múltiples intervenciones para ir solucionando los episodios que van surgiendo. Cuando los cálculos producen obstrucción renal pueden alterar la funcionalidad del riñón.

Cual es el tratamiento
La litotricia extracorpórea por ondas de choque (LEOC) es el tratamiento de elección para la mayoría de litiasis en cualquiera de sus localizaciones. Se trata de romper la piedra sin intervenir quirúrgicamente al paciente y lograr que sea él mismo quien expulse los fragmentos. Cuando la LEOC resulta ineficaz o no está indicada se pueden realizar distintos tipos de cirugía para solucionar el problema. Si la litiasis está en el uréter se puede realizar cirugía endoscópica tipo ureteroscopia. Cuando el cálculo se encuentra en el riñón o su tamaño es superior a los 2-3 cm, por ejemplo en los  cálculos coraliformes, se realiza una nefrolitotomía percutánea (NLP), por la que se accede al interior del riñón a través de la zona lumbar. La laparoscopia es una opción para casos especiales de cálculos en uréter o pelvis renal. La cirugía abierta se aplica en muy pocos casos actualmente.  Los cálculos en la vejiga (litiasis vesical) se tratan con técnicas endoscópicas pero si el cálculo es voluminoso se puede practicar una pequeña incisión en la parte baja del abdomen para su extracción.

Para el tratamiento médico de la litiasis hay muy pocos medicamentos eficaces.  El citrato potásico es útil para evitar la formación de cálculos de oxalato y para disolver los de ácido úrico. Los diuréticos tipo tiazida reducen la expulsión de calcio por orina (hipercalciuria).

Cómo se puede prevenir
Una forma eficaz de evitar la formación de nuevos cálculos es beber abundantes líquidos, sobre todo agua. Se trata de conseguir diuresis de unos 2-3 litros al día. Evitar los abusos con la sal en las comidas, los alimentos muy ricos en proteínas (carnes) y la bollería industrial son normas generales muy útiles frente a todos los tipos de litiasis. Las litiasis de oxalato cálcico pueden evitarse tomando citrato potásico y retirando de la dieta alimentos ricos en oxalato como las espinacas, perejil, acelgas, chocolate, pimienta y frutos secos. En este tipo de litiasis se pueden tomar alimentos con calcio, tipo leche y derivados pues se ha comprobado que no tomarlos facilita la formación de nuevas piedras. La litiasis de ácido úrico puede evitarse aumentando el pH de la orina tomando bicarbonato sódico o citrato potásico; y haciendo serias correcciones en la dieta (eliminar carnes rojas, mariscos, vísceras, embutidos y salazones, así como el alcohol). La litiasis de fosfato amónico magnésico (estruvita), debida a la infección de orina, necesita tratar dicha infección para evitar que el cálculo reaparezca. Acidificar la orina con acido aceto-hidroxámico es una medida posible, aunque debido a la toxicidad del fármaco es poco utilizada hoy día. En la litiasis de cistina debe alcalinizarse la orina con citrato potásico y forzar la ingesta de líquidos, y se dan tratamientos específicos tipo D-penicilamina o azetozolamida, aunque con resultados discretos.

Noticias

Eventos

A lo largo de 2019 seguiran las sesiones para pacientes y sus familiares centradas en la Enfermedad Renal dentro de la VII edición de los Encuentros para pacientes nefrológicos.