Infecciones de Transmisión Sexual

En qué consisten

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) son un conjunto de patologías infecciosas que dan lugar a distintos cuadros clínicos y en los que la vía de transmisión principal es el contacto sexual. Existen diferentes tipos de infecciones de transmisión sexual, siendo las más frecuentes:

  • Las verrugas genitales o condilomas causados por el virus del papiloma humano.
  • El herpes genital.
  • La infección por gonococo, clamidia, etc. que, por lo general, cursan en el hombre en forma de uretritis (infección de la uretra, con o sin salida de secreción) y en la mujer en forma de cervicitis (infección del cuello de la matriz). Estos gérmenes pueden infectar otras zonas como la orofaringe, el ano, etc.
  • La sífilis.
  • El linfogranuloma venéreo.
  • La infección por VIH.

Cuáles  son las causas

La causa principal son las prácticas sexuales de riesgo que vienen determinadas por la no utilización del preservativo, el tipo de práctica sexual, el número de parejas sexuales, la edad de inicio de la actividad sexual o el abuso de drogas y alcohol.

Cómo se diagnostica

Es muy importante tener presente que las infecciones de transmisión sexual pueden ser asintomáticas. Es decir, el paciente no tiene síntomas y por lo tanto no sabe que está infectado y no sabe que infecta. Estos casos sólo se detectan cuando se hace un chequeo o cuando se estudian los contactos de una persona infectada y con síntomas.
Si el hombre o la mujer tienen síntomas entonces, en función de éstos y de su localización, las pruebas diagnósticas pueden variar desde la toma de muestras de la lesión con escobillón hasta los análisis de orina y de sangre.

Qué pronóstico tiene

El pronóstico depende del tipo de infección, ya que hay infecciones que se curan con la toma de medicamentos (la mayoría) y otras que se cronifican. El tiempo de evolución también es importante ya que, a mayor tiempo, mayor probabilidad de complicaciones. Por lo general, tienen un buen pronóstico si se cogen a tiempo, pero en caso contrario pueden dar lugar a infertilidad, enfermedad inflamatoria pélvica, complicaciones fetales y perinatales, cáncer anogenital y trastornos psicosexuales.

Cuál es el tratamiento

El tratamiento dependerá nuevamente del germen causante, de la localización de la infección y de la presencia o no de complicaciones. Es importante tener en cuenta que las infecciones de transmisión sexual pueden dar lugar o estar provocadas por trastornos psicológicos. De ahí que, en ocasiones, el tratamiento médico se tenga que acompañar de una terapia psicológica. A su vez hay que hacer un estudio de contactos: tratar a la/s pareja/s sexual/es del paciente, aunque sean asintomáticas.
En la Fundació Puigvert realizamos un abordaje integral de las ITS y disponemos de las técnicas diagnósticas y de tratamiento más novedosas.

Cómo se puede prevenir

La mejor forma de prevenir las infecciones de transmisión sexual es la correcta utilización del preservativo masculino (colocárselo antes de cualquier contacto sexual), pero hay que tener en cuenta que hay infecciones que se pueden transmitir a pesar de utilizar el preservativo. Otros sistemas son el preservativo femenino, las vacunas (hepatitis A y B, virus del papiloma humano) y la realización de chequeos rutinarios, sobre todo en población de riesgo o en personas que inician una nueva relación.

Noticias

Eventos

A lo largo de 2019 seguiran las sesiones para pacientes y sus familiares centradas en la Enfermedad REnal dentro de la VII edición de los Encuentros para pacientes renfrológicos.